US$/lt en Argentina y Uruguay, una diferencia que se mide en miles de millones

US$/lt en Argentina y Uruguay, una diferencia que se mide en miles de millones
US$/lt en Argentina y Uruguay, una diferencia que se mide en miles de millones

 

4.128 millones de US$ es la cifra que surge de la diferencia entre el precio en  US$/lt de Argentina y Uruguay de los últimos 14 años multiplicada por la producción argentina mes a mes.

Compararnos con Uruguay no sirve para sacar conclusiones fáciles y simplistas en una mesa de café, pero debería ser útil para a partir de las diferencias preguntarnos ¿por qué? y tratar de analizar en profundidad dónde están las asimetrías en la cadena que llevan a que esto sea así.

No es fácil tener una referencia con tantas similitudes para compararse y poder ver las diferencias. Se trata de un país cuya lechería está totalmente expuesta a lo que ocurra en el mercado internacional, con mercados naturales similares a los de Argentina, en el mismo bloque económico, sistema de producción y clima similar y con puertos muy cercanos a los de Argentina por lo que la logística a cualquier parte del mundo no debería tener grandes diferencias.

Calculamos mes a mes desde enero de 2007 hasta diciembre de 2020 la diferencia en el precio de la leche en US$/lt de Argentina y Uruguay. La diferencia de precio de cada mes se multiplicó por la producción argentina del mismo mes, lo que da por resultado cuánto más o menos habrían facturado los tambos argentinos si ese mes hubiesen tenido los precios de Uruguay. Finalmente la sumatoria de las diferencias de esa hipotética facturación dan por resultado cuanto más o menos se habría facturado de manera acumulada en el período que se quiera analizar filtrando en los tableros.

Para el total del periodo analizado (168 meses) la diferencia acumulada suma -4.182 Millones de US$.

Este análisis no nos dice nada acerca de los costos de producción, se podría especular con que siguen la misma tendencia, ya que la energía es más cara y los concentrados no tienen retenciones por ejemplo, pero hay un dato que lleva a pensar lo contrario. Entre 2007 y 2020 la producción uruguaya creció un 55%, mientras que la argentina creció 17%.

Hubieron pocos momentos en todo el período en los que el precio de Argentina fue más alto que el de Uruguay, en general coincidió con momentos de escasez de leche en Argentina o de crisis internacionales de precios, cuando el peso del mercado interno en el mix de ventas favorece a Argentina y Uruguay queda más expuesto a los bajos precios externos.

Lo ocurrido en 2015 merece un párrafo aparte. A pesar de ser el año récord en la producción nacional, el precio de la leche en Argentina fue superior al de Uruguay a lo largo de todo el año, mientras el mercado internacional estaba en una de sus crisis más profundas de los últimos años. Algo que deja en evidencia el nivel de distorsión al que se había llegado con las regulaciones y que finalmente derivaron en la crisis de 2016 cuando se sinceraron las variables económicas.

Del período 2016-2019 queda claro cómo, cuando no hay intervención, los precios tienden a converger, pero también como las devaluaciones vuelven a desalinearlos (2018) y en escasez vuelve a ganar Argentina por el mercado interno (primer semestre de 2019).

2020 quedará en la historia como un año atípico en todo sentido pero la asimetría fue grande, -347 millones de US$ es lo que se dejó de facturar por no tener el precio de Uruguay (en esto las retenciones juegan un rol importante)

Sería interesante analizar qué pasa en ambas cadenas desde que la leche sale del tambo hasta que sale del puerto, en un análisis profundo, objetivo, “sin anteojeras” que permita ver todo el contexto de la economía de cada país, ya que seguramente sea una sumatoria de factores endógenos y fundamentalmente exógenos a la cadena los que generan la asimetría y mientras no se midan quedarán siempre en percepciones subjetivas acerca de dónde están los puntos de mayor pérdida de competitividad y difícilmente se pueda trabajar en mejorarlos.

Mientras tanto la tecnología y la mejora de competitividad por productividad no paran a nivel global.

Solo por dar un ejemplo la diferencia acumulada de facturación en 14 años sería suficiente para tener prácticamente todo el rodeo de vacas argentinas en galpones.

Recomendamos ver los tableros en PC, Notebook o Tablet.

 

Compartir noticia:

Diseñado por EstudioSol