Los lácteos siguen por detrás de la inflación interanual

Los lácteos siguen por detrás de la inflación interanual
Los lácteos siguen por detrás de la inflación interanual

Conocidos el IPC y los precios al consumidor de abril, la fuerte suba del rubro lácteos y huevos genera mucho comentarios y puede llevar a conclusiones erróneas.

Si bien la inflación de alimentos es siempre un tema sensible, la pandemia hace que lo sea aun más y en Argentina estar en un año electoral agrega un ingrediente más para que se ponga la lupa sobre los precios minoristas en general y los alimentos en particular.

Dentro de esta sensibilidad a la suba de precios de los alimentos, los lácteos, con la leche fluida a la cabeza siempre generan enojos en la gente, crónicas en los medios y nervios en el gobierno cuando tienen aumentos significativos.

Hay gobiernos que a pesar de todo no intervienen mientras que otros impiden que los precios aumenten mediante intervenciones, como por ejemplo políticas de precios máximos que a la larga se hacen insostenibles frente a las fuerzas del mercado y derivan finalmente en que los precios ajustan de golpe todo lo que tenían atrasado.

Cuando hay una suba importante de precios en un momento determinado, antes de sacar conclusiones es recomendable mirar una serie larga de la evolución de los precios que se están analizando, comparándolos con alguna referencia y si se comparan los valores interanuales, hacerlo en moneda constante.

La suba de los precios al consumidor de los productos lácteos relevados por el Indec durante el mes de abril puede llevar a conclusiones equivocadas si no se la mira en perspectiva.

El IPC nivel general aumentó 4,1%, mientras que el rubro alimentos subió 4,7%. En la apertura alimentos, el rubro productos lácteos y huevos fue el que más aumentó, 9,7% que fue en parte compensado con bajas en frutas y verduras.

Pero ese dato del 9,7% es suficiente para generar todo tipo de comentarios.

Al respecto hay que tener en cuenta que el rubro leche, productos lácteos y huevos subió un 34,9% entre abril de 2020 y abril de 2021. En el mismo período la inflación minorista nivel general acumuló un 44,2% de aumento y los alimentos en conjunto subieron un 45,7%.

En el gráfico se observa claramente que el rubro lácteos y huevos en el último año corrió por detrás de la inflación, tanto general como de alimentos y que la suba de abril no alcanzó a compensar ese atraso en el ajuste de precios de este rubro respecto de otros.

El Indec releva 8 productos lácteos de los cuales para la comparación respecto de 2020 tomamos 7 debido a que en abril de 2020 no se publicó el dato del precio de la leche en polvo en estuche de 800 gr.

De los 7 productos analizados solo 2 están más caros que en abril de 2020 en pesos constantes actualizados a abril 2021. El queso pategrás subió 3,62% respecto de su valor de abril de 2020 actualizado y el queso sardo 3,53%. En tanto el dulce de leche cayó 9,8%, la leche fluida 3,47%, la manteca 4,29%, el queso cremoso 2,21% y el yogur una significativa caída de 14,6% respecto de los valores de abril de 2020 actualizados a abril de 2021 por IPC.

Este es un buen ejemplo de cómo las políticas de precios máximos en algún momento hay que flexibilizarlas y la consecuencia son aumentos de precios que generan más problemas que si se los hubiera dejado aumentar de manera paulatina acompañando la evolución del mercado.

 

Compartir noticia:

Diseñado por EstudioSol

Abrir chat